martes, junio 25, 2024
HomeCOMUNIDADINQUISITIONS

INQUISITIONS

Por: José Ángel Parra M.

HABLILLAS

En paralelo con el derecho a la libertad del que, supuestamente, cada ser humano goza, existen también obligaciones y compromisos, como el del respeto al prójimo y a la naturaleza toda. Al tema, sin embargo, suelen acompañarlo las exageraciones o los extremismos. La inercia es tal, en nuestros días, que en paralelo con la anhelada espera de esas libertades, también incurrimos en pronunciados prohibicionismos que sólo coadyuvan a alimentar confrontaciones de cualquier orden, las que, a su vez, generan fobias y encono.

Hoy esas tendencias nos han arrastrado a optar por múltiples reclamos y a un sinnúmero de querellas, aunque en dicha concesión de derechos hayamos deformado la estructura del círculo familiar como lo conocíamos apenas un siglo atrás. Y si bien es cierto que siempre debe existir apertura para perfeccionar nuestro entorno, igualmente requerimos cuidar uno de los primordiales principios humanos: no haga a los demás lo que no quiera que le hagan.

La encíclica va, a propósito, con la proximidad del Clásico Nacional que están por celebrar Águilas y Chivas en el estadio Azteca. Antes de acudir al espectáculo en cuestión es imperativo llevar algún manual de civismo -versión 2023- que nos ayude a cuidar varias de las conductas que, de antaño, ignorábamos. Por ejemplo, en mis tiempos el futbol solía ser un desahogo. Expresábamos cualquier clase de improperios y si, pasaditos de chelas, teníamos el síndrome del “mala copa”, la fiesta terminaba a puñetazos con quienes vestían la playera de contrario. Por lógica es obvio apelar al sentido común para corregir muchos hábitos que no van, mas si en esa dinámica buscamos atenuar defectos, de igual forma corremos el riesgo de violentar al prójimo o incurrir en provocaciones que desencadenen conflictos. Por ello siempre será sano aplicar la prédica básica del Maestro: “No juzguéis para no ser juzgados”.

Así que si usted pretende ir al Coloso porque le va al América o al Guadalajara, lo prudente será acudir sin la vestimenta del equipo favorito y únicamente aplauda cuando su ídolo consiga anotar. Evite los abucheos. No ingiera más de un vaso de cerveza y trate de no llevar niños ni familiares. No grite, no empuje y no corra. No festeje y, si lo hace, que no se enteren ni sus vecinos. Lleve sólo el dinero necesario. Evite manifestarse en redes sociales, tampoco pegue fotos. Y, muy importante: que el grito de gol… quede contenido en la garganta.

RECIENTES