Arabia Saudita sorprendió este martes al superar 2-1 a la favorita Argentina en su debut en el Mundial, lo que provocó una oleada de orgullo árabe en el contexto del primer torneo que se juega en Medio Oriente.

Como parte de las celebraciones, el rey Salman decretó el miércoles 23 de noviembre como día feriado para todos los empleados y estudiantes del país.

El Rey Salman aprobó una sugerencia hecha por el Príncipe Heredero Mohammed bin Salman para celebrar la victoria del equipo nacional con un día festivo.

Todos los empleados y estudiantes del sector público y privado en todas las etapas educativas tendrán vacaciones, informó la Agencia de Prensa Saudita.

Argentinos desayunan el trago amargo

Mientras decenas de árabes celebraban la victoria de su selección, los argentinos un impensado trago amargo.

Desde temprano simpatizantes hicieron filas en panaderías para acompañar el partido con medialunas, mientras que escuelas y empresas dieron permisos especiales para que alumnos y empleados entrasen más tarde para que pudieran encuentro.

Sin embargo, Arabia Saudita, número 51 en el ranking internacional de la FIFA, provocó un sismo en el mundo del fútbol tras remontar un encuentro que empezó perdiendo por 1-0 contra uno de los candidatos a ganar la Copa del Mundo 2022, sumergiendo en el estupor a los madrugadores argentinos.