En caso de que México no logre un acuerdo con Estados Unidos y Canadá y pierda el panel energético, el monto de sanciones que pagaría el Gobierno sería el más alto de la historia de lo que se observó en el TLCAN.

Recordó que existen graves y claras violaciones a diversos capítulos del T-MEC que van desde las inversiones, el trato discriminatorio a las empresas privadas contra las empresas del Estado e incluso en temas ambientales.

En diciembre se realizará la Cumbre de Líderes de América del Norte, en la cual se espera tener un acuerdo, pero de no lograrse Estados Unidos comenzaría un panel en el que se establecerán 180 días para resolver, aunque podría ampliarse de seis a ocho meses, de manera que para el otoño de 2023 se podrían conocer las sanciones aplicadas para México.

Incluso Vanessa Zárate, consultora asociada en Estrategia Pública Consultores, dijo que otros países, como los europeos, estarán observando lo que resulte del panel con el T-MEC, dado que también han visto afectaciones a sus inversiones.

Ejemplificó con los casos del Presidente alemán en su visita a México, así como el Ministro de Relaciones Exteriores de Japón y un delegado de la Unión Europea.