La Dirección de Salud Municipal dio a conocer que de las 200 becas que destinaron a la rehabilitación de pacientes con algún tipo de adicción, 138 fueron usadas por usuarios que decidieron recibir este apoyo del Municipio.

Durante una conferencia donde se presentaron los resultados, Daphne Santana Fernández, titular de la dependencia, informó que de las 138 personas que aprovecharon el beneficio, 88 ya fueron dadas de alta, pero con tratamiento ambulatorio y 50 siguen en tratamiento residencial en los seis centros que colaboran en este proyecto.

Mencionó que las becas se otorgaron con una inversión aprobada por el Cabildo y cada una consiste en un tratamiento integral con costo aproximado a los 15 mil pesos, con el cual se apoya al paciente, quien debe permanecer durante tres meses en uno de los centros de residencia: Vivir Para Amar y Servir, CIPAAR, Segundo Paso, Reto a la Juventud, Volver a Vivir y Ave Fénix.

Estos centros participaron y cumplieron los requisitos que dan certeza a los pacientes de un tratamiento completo, mientras que a los familiares les da seguridad de que las personas se encuentran en un lugar seguro, indicó.

Dio a conocer que de enero a la fecha Salud Municipal ha brindado 473 atenciones integrales en el Centro de Salud Urbano B, que incluyen consultas psicológicas, laboratorios, exámenes antidoping y atención al paciente y sus familias.

Santana Fernández dijo que debido a que muchas adicciones no se pueden atender solamente con tratamientos ambulatorios, fue necesario implementar el proyecto en el que participan los seis centros de residencia.

Estefanía Pérez Sias, coordinadora del Centro de Salud Urbano B, informó que el 41 por ciento de los usuarios que acuden en busca de ayuda son hombres y el 59 por ciento mujeres. En su mayoría estos pacientes llegan con problemas conjuntos, es decir, con adicciones al tabaco, el alcohol y marihuana.

En la conferencia, también se dio a conocer que el programa de becas es de gran apoyo a quienes cuentan con problemas de adicciones, ya que el costo del tratamiento es alto.

De acuerdo con personal del Centro de Salud Urbano B, la mayoría de los usuarios que llegan tienen adicciones al cristal y marihuana, mientras que las edades se encuentran entre los 13 a los 55 años.

Héctor Soto, del Centro de Rehabilitación Segundo paso A.C, dijo que decidieron participar en el proyecto al ver la necesidad que existe en Juárez debido al consumo de drogas, pues incluso ya se perciben problemas psiquiátricos en jóvenes de la ciudad, debido al uso de estupefacientes.

La Dirección de Salud Municipal también participa en brigadas que abarcan el sector privado, educativo y las cruzadas municipales, donde da a conocer el programa en apoyo a las personas con adicciones.