Un niño de siete años murió esta semana por haber sido picado por un escorpión en la ciudad de Anhembi en el estado de Sao Paulo, Brasil, al parecer el pequeño se alistaba para salir de campamento con su familia.

Luis Miguel Furtado Barbosa de siete años, se alistaba para salir de campamento con su familia y en el momento en que comenzó a ponerse los zapatos las cosas empeoraron ya que sintió un inmenso dolor.

En cuanto el pequeño gritó, los padres fueron a ver que le sucedía y encontraron en el zapato el escorpión amarillo brasileño, el cual es altamente tóxico. Allí fue cuando el pequeño volvió a decir que le dolía la pierna así que lo cargaron y lo llevaron al hospital más cercano.

En el hospital le aplicaron el antídoto contra la picadura pero inmediatamente comenzaron a darle paros cardíacos, el pequeño estuvo en terapia intensiva por dos días en los cuales le dieron siete infartos.

Luego de los infartos y sufrir dolor, el pequeño falleció el segundo día después de que le dieran los últimos tres infartos.