En una pelea polémica donde predominó más la defensa que los golpes, Canelo Álvarez ganó por decisión unánime contra Gennady Golovkin, y donde no está definido si habrá una cuarta pelea.

Desde el principio, tanto Canelo como Golovkin salieron a la defensa, tiraron pocos golpes, los jueces y el público esperaba que fuera parte de la estrategia para que en los últimos rounds se dieran con todo.

Sin embargo, en el resto de los episodios, se mantuvo el mismo nivel.

En los últimos rounds llegaron incluso los abrazos, lo que generó un mal sabor de boca entre el público.

Álvarez argumentó que subió a pelear lesionado, pues tiene unas callosidades en la mano derecha, por lo que tuvo que cuidarse para no lastimarse más, donde en próximos días lo operarán con láser.

Sin embargo, en entrevistas previas, Canelo Álvarez aseguraba que noquearía al kazajo, quien se mostró muy conservador y con poca propuesta de pelea.