La Secretaría de la Función Pública (SFP) descartó y exoneró de cualquier delito en contra del presidente Andrés Manuel López Obrador y al empresario Daniel Chávez Morán.

Según la SFP no existe ningún posible delito de conflicto de interés, soborno o cohecho entre ambos por la contratación en Estados Unidos de José Ramón López Beltrán por parte de los hijos de Daniel Chávez Morán.

Agregaron que tampoco encontraron irregularidades en el caso de las concesiones y permisos que tiene Vidanta por parte del gobierno federal, dicha empresa es propiedad de Chávez Morán.

Fue el pasado 15 de febrero que la senadora panista, Xóchitl Gálvez interpuso la denuncia por los delitos de conflicto de interés, soborno y cohecho, esto luego de que salió a la luz pública que el hijo del presidente trabajaba con los descendientes del hotelero dueño de Vidanta, quien además es asesor honorario del proyecto del Tren Maya.

Sin embargo, la SFP confirmó en un comunicado que no hay ningún delito del que se le acusa al presidente López Obrador y al hotelero dueño de Vidanta:

“Con base en la información obtenida y en el marco jurídico aplicable, la investigación determinó que no se encontraron evidencias competentes y concluyentes que acreditaran la presunta comisión de hechos, actos u omisiones susceptibles de configurar alguna falta administrativa atribuible al servidor público y a los particulares”.