Hizo una pausa como luchador profesional para estudiar una especialidad médica

Después de haber incursionado activamente como luchador profesional en diferentes arenas del territorio nacional, hace dos años que El Cirujano hizo una pausa en lo que es su pasión, la lucha libre, para especializarse en ortodoncia en la Ciudad de México, pero sin dejar los entrenamientos para retornar al cuadrilátero.

En estos momentos, este luchador se encuentra con su preparación, además de que intensificó los entrenamientos, para que una vez que se sienta preparado, listo para dar un buen espectáculo y lucir su personaje como El Cirujano, regresará de nueva cuenta a la lucha.

El Cirujano es un luchador profesional que desde muy pequeño tuvo el gusto por la lucha libre y otros deportes, pero dejaba de lado los juegos con sus amigos para centrar su atención en el programa “Ídolos del Ring”, que se transmitía en una televisora local.

Inició su carrera deportiva a los 12 años de edad en un escuadrón militarizado, donde aprendió defensa personal. Posteriormente estuvo activo durante cuatro años en karate combinado con kickboxing y taekwondo.

Comenta que desde los cinco años de edad amaba la lucha libre, porque le llaman mucho la atención las máscaras, los personajes, los ídolos de aquellos años como Cinta de Oro, Rocky Star, Flama Rojas y Crazy Boy.

Al paso de los años, cuando cursaba sus estudios profesionales para médico cirujano dentista, a la edad de 25 años tuvo la oportunidad de subir a un cuadrilátero en el Centro Comunitario Revolución, donde hizo alarde de sus habilidades y destrezas bajo la supervisión y entrenamiento de Pablo Valadez.

En sus inicios como luchador profesional siempre usó la máscara e interpretó a El Cirujano desde su debut como técnico.

“Fue algo para mí espectacular, una emoción ver la gente y estar en los camerinos con los demás luchadores”, indicó.

El Cirujano le recomendó a los niños y jóvenes que busquen la práctica deportiva, cualquier deporte, porque siempre ha dicho que el deporte transforma la energía en algo positivo, y tarde o temprano les va a da frutos, alejándolos de las malas compañías, malos pensamientos y de los vicios.