Chihuahua. – Con el voto unánime de las y los legisladores presentes en el Pleno del Congreso del Estado, este martes fue aprobado el dictamen con carácter de Decreto, por medio del cual se dispone que se inscriba en los Muros del Salón de Sesiones del H. Congreso del Estado en letras doradas, el nombre de: “Marisela Escobedo Ortiz”, iniciativa presentada el pasado mes de noviembre por América García Soto diputada local.

La representante de la Bancada Naranja, agradeció la buena voluntad y disposición de cada grupo parlamentario representado en la Junta de Coordinación Política para que este tema encontrara el consenso y fuera votado a favor. Con esta determinación, el Poder Legislativo en el Estado de Chihuahua, contribuye para que el nombre de Marisela Escobedo no únicamente siga vivo en el colectivo social, sino para que sea recordado por futuras generaciones.

“Se trata de un valioso paso en el reconocimiento público que como autoridades debemos a la lucha que emprendió una mujer que hoy en día se ha convertido en un referente no solo a nivel estado, si no a nivel nacional. Una placa con su nombre es tan solo una parte del trabajo que nos resta por hacer en garantía de la seguridad de todas las chihuahuenses” dijo la joven legisladora.

Esta iniciativa fue presentada por la representante de la bancada naranja el año pasado en el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, también conocido como el Día Naranja; con el propósito de rendir un homenaje y reconocimiento póstumo a una chihuahuense decidida y persistente. A una activista que fue determinante y voz clave en la lucha contra los feminicidios en México, a una madre de familia que dio su vida para exigir justicia por el homicidio de su hija.

“Hablar de Marisela Escobedo, es hablar de cientos de madres luchando por los mismos ideales, es hablar de casos que siguen ocurriendo, de hijas que no volverán a casa, de miles de niñas y mujeres que tendrán que despertar en un mundo en donde pareciera que ser mujer, es una sentencia segura”, lamentó la legisladora emecista.

Destacó que en la búsqueda de justicia por el feminicidio de su hija Rubí Marisol Frayre Escobedo, Marisela Escobedo se convirtió en un referente, adoptando las funciones de agente de Ministerio Público, jueza, perito de derecho y en defensora, reconociendo que con su lucha, se convirtió en el más claro ejemplo de lo que las mujeres son capaces de lograr cuando les es arrebatado lo más valioso que tienen en sus vidas.

“La muerte es inevitable, pero Marisela murió tres veces: la primera, el día en que ocurrió el feminicidio de su hija Rubí; la segunda, el momento en que fue víctima directa de un sistema penal deficiente, y tercero, el día en que le arrebataron su propia vida”, sentenció la diputada de Movimiento Ciudadano, América García Soto.

Por último, señaló que con la colocación del nombre de Marisela Escobedo en el Muro de Honor, junto a figuras como Manuel Gómez Morín, Toribio Ortega, General Juan Aldama, Elisa Griensen, entre otros, inicia un trabajo arduo en velar por la seguridad de las mujeres, tomando como gran referencia el caso de quien hoy ha marcado una pauta en la procuración de justicia del estado de Chihuahua.