Solicita Agrodinámica Nacional les permitan a los productores importar diésel de manera directa, para obtener mejor precio y hacer mas rentable su actividad agropecuaria.

En entrevista para notiregion.com, Javier Jurado Rodríguez, líder nacional de Agrodinámica, informó que el pasado 26 del presente mes se entrevistaron con la Diputada Federal Patricia Terrazas, quien preside  la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, a quien le solicitaron intervenir ante la Secretaría de Energía para que se les permita a los productores del campo importar directamente el diésel, para lograr un mejor precio, lo que los beneficiaría en gran manera.

Actualmente, con los precios que tienen los fertilizantes, el diésel, y los demás insumos que son necesarios para hacer producir el campo, representa el 80 % del costo, sin contar lo que se tiene que invertir en el mantenimiento del equipo que se usa en las labores del campo, por lo que los queda muy poco margen de utilidad al final de cada temporada de cosechas.

Confían en que las autoridades federales habrán de considerar esta solicitud, o bien que establezcan un precio preferencial del combustible para los productores del campo.

Nuevo Casas Grandes, Chih. 26 de noviembre de 2021                                                                                      

DIP. PATRICIA TERRAZAS BACA

Presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público 

P R E S E N T E

Por medio de la presente nos permitimos dirigirnos respetuosamente a Usted como nuestra representante, para solicitarle su intervención para gestionar ante la Secretaría de Energía, un permiso de importación de diésel de Estados Unidos, con la finalidad de usarlo en labores agrícolas. Nos vemos en la necesidad de hacerle esta petición por la difícil situación política, hacendaria y económica que enfrentamos los agricultores.

El artículo 27 Constitucional, párrafo XX, dispone que “El Estado promoverá las condiciones para el desarrollo rural integral, con el propósito de generar empleo y garantizar a la población campesina el bienestar y su participación e incorporación en el desarrollo nacional, fomentará la actividad agropecuaria y forestal para el óptimo uso de la tierra, con obras de infraestructura, insumos, créditos, servicios de capacitación y asistencia técnica; así mismo expedirá la legislación reglamentaria para planear y organizar la producción agropecuaria, su industrialización y comercialización, considerándolas de interés público…” 

Vivimos en una realidad completamente contradictoria, nos encontramos muy lejos de lo que marca la ley.

Agrodinámica Nacional creó e impulsó la “Ley 20 de Noviembre” o mejor conocida como la “Ley de Energía para el Campo”, la cual apareció publicada en el Diario Oficial de la Federación con fecha del 30 de diciembre de 2002 y que hasta hoy no tiene presupuesto mucho menos aplicación.

Las políticas de desmantelamiento del campo que enfrentamos desde hace algunos sexenios, hoy por hoy siguen más vivas que nunca. Desde la desaparición del Banco Rural, la Compañía Nacional de Subsistencias Populares (CONASUPO), los Fertilizantes Mexicanos (FERTIMEX), los Ferrocarriles Mexicanos, la Productora

Nacional de Semillas (PRONASE) y hasta la Escuela de Agricultura Hermanos

Escobar                son         golpes muy       fuertes y             directos               al            sector   primario. 

Además de la desaparición de los programas de apoyo al campo por parte de SAGARPA, que en algo venían a contribuir con la lastimada y frágil economía del pequeño y mediano productor. La pobreza en México se encuentra en las áreas rurales, es el colmo que los productores del campo tengan hambre.

Incentivar la producción contribuye, no solamente a tener acceso a los alimentos y combatir el hambre, sino también a controlar los precios locales, y como consecuencia, a combatir la pobreza y los problemas sociales que derivan de la misma. La pandemia vino a recrudecer este problema y la agricultura sin duda, es una herramienta eficaz para hacerle frente; en un término de 5 meses se comienza a cosechar lo que se haya sembrado. 

Como usted sabe, el litro de diésel nos cuesta $23.00 pesos, de los cuales más del 50% son impuestos, que por supuesto, tenemos que pagar. Es un trato fiscal bastante injusto, ya que nosotros no cobramos impuestos en nuestros productos. Tampoco contamos con un programa de diésel agropecuario. Un tractor consume en 8 horas, alrededor de 200 lts (un tambo) son casi $5000.00 pesos diarios solamente en el combustible para el tractor.  

Es preciso destacar también que el fertilizante, otro insumo básico para la producción de alimentos, acaba de subir en más del 70%. Con este aumento es imposible costear los costos de producción, ya que nuestras cosechas siguen valiendo lo mismo. 

El permiso de importación de diesel que pretendemos es para apoyar a los agricultores del noroeste del estado de Chihuahua, que son pequeños productores y ejidatarios. Nos encontramos a escasas 100 millas de la línea fronteriza y tenemos la posibilidad de trasladarnos con facilidad. El ahorro que buscamos tener se nos reflejaría en un 35% de aumento en la producción agrícola, impactando positivamente en la seguridad agro alimentaria del país. 

Estamos listos para dejar de importar alimentos, con nuestro trabajo y la voluntad por parte del gobierno federal podemos ser autosuficientes, lograr la soberanía alimentaria y combatir la pobreza en México.

E L    C A M P O    E S     P R I M E R O

Javier Jurado Rodríguez Presidente Nacional 636 109 87 82

Entrevista con Javier Jurado

https://fb.watch/9B8nF_ApDI/