Estados Unidos ha decretado una serie de medidas que benefician a los residentes fronterizos y a los indocumentados mexicanos luego de la reunión de alto nivel en México en que se acordó un nuevo plan bilateral de cooperación en seguridad.

El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, primero estableció que ser indocumentado no es motivo suficiente para la deportación, luego anunció la reapertura de la frontera con México a visitantes no esenciales, y el martes anunció que ya no habrá redadas antiinmigrantes en los centros de trabajo, una práctica común durante la presidencia de Donald Trump.

Las dos medidas de protección a migrantes benefician a unos 4.9 millones de mexicanos indocumentados, de acuerdo con cálculos de la oficina del Censo y el centro nacional de investigaciones Pew.

La reapertura beneficia por su parte a millones de mexicanos residentes de la frontera que tienen visa de visitante o “visa láser” y que desde hace 18 meses tienen prohibido cruzar a Estados Unidos en el marco de la pandemia de covid-19.

El secretario Mayorkas presentó un nuevo reglamento para los agentes de la oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), los encargados de hacer arrestos de migrantes para deportaciones.

En el nuevo reglamento, el secretario indicó a los agentes que antes de detener a un migrante para una potencial deportación, consideren el carácter moral de la persona; si valdría la pena deportar, por ejemplo, a un padre de familia trabajador que paga sus impuestos y carece de antecedentes penales.

El secretario dijo que el “que un individuo sea indocumentado, no será la base de un proceso de deportación”.

La mayoría de los indocumentados que podrían ser deportados son personas que han contribuido por años a nuestras comunidades”, agregó Mayorkas, al orientar a los oficiales de migración que mejor se enfoquen en encontrar a migrantes que signifiquen peligro para la sociedad.

Sobre la reapertura de la frontera, el secretario dijo que se hará en dos fases: “en noviembre, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) comenzará a permitir que los viajeros de México completamente vacunados ingresen a los Estados Unidos por tierra”.

Dijo que los “viajeros deberán tener la documentación que compruebe su vacunación contra covid”.

El martes, el secretario también giró un memorándum interno en el que orientó a los agentes de migración enfocarse en empleadores abusivos más que en trabajadores indocumentados.

Añadió que si los migrantes víctimas de explotación o tráfico de personas con fines laborales denuncian esas condiciones ante autoridades, podrían iniciar un proceso de regularización de su condición migratoria.

ALISTAN REAPERTURA FRONTERIZA

Estados Unidos abrirá a “inicios de noviembre” sus fronteras terrestres con México y Canadá a los viajeros completamente vacunados contra covid-19 que ingresen por motivos no esenciales, confirmó ayer un alto funcionario de la Casa Blanca.

En una conferencia telefónica con la prensa dijo que la fecha precisa de entrada en vigor de la nueva regulación será anunciada “muy pronto” para los viajes por vía terrestre, así como para los aéreos, que “irán de la mano”.

Para frenar la expansión de la pandemia, Estados Unidos cerró sus fronteras desde marzo de 2020 para viajeros provenientes de la Unión Europea, Reino Unido o China, y más tarde de India o Brasil. Pero también para visitantes que llegaran por tierra desde Canadá y México.

Los 19 meses de restricción provocaron situaciones personales dolorosas y perjuicios económicos.

Excélsior