La Dirección de Derechos Humanos del municipio, trabaja en la atención permanente para los 232 migrantes que se encuentran actualmente refugiados en el gimnasio municipal Kiki Romero, así lo dio a conocer Santiago González Reyes, titular de la dependencia

Señaló que se gestionó con diferentes instancias médicas del municipio, la presencia permanente de personal médico en estas instalaciones para la atención de las personas que así lo requieran.

De igual forma, indicó que se continúan realizando pruebas rápidas de Covid-19, a todos los migrantes que ingresan por primera vez al albergue, donde además se cuenta con un área especial para aquellos que presenten síntomas, mismos que son canalizados con personal de epidemiología de la Jurisdicción Sanitaria II, de la Secretaría de Salud del Gobierno del Estado.

De los 232 migrantes instalados hasta el día 15 de septiembre, 41 son del sexo masculino, 81 del femenino, así como 54 niños y 56 niñas.

Mencionó que durante la noche del martes, se recibieron a 22 personas repatriadas, mismos a los que se les gestionó con empresas de transporte el retorno a sus lugares de origen, únicamente dos personas decidieron ingresar al refugio.