Ciudad Juárez.- En el marco de su toma de protesta como Gobernadora Constitucional del estado de Chihuahua, Maru Campos Galván destacó que decidió que el inicio de su gobierno fuera en Ciudad Juárez, ya que es ahí donde empieza la patria, y será ahí donde iniciará la nueva historia de Chihuahua.

“Decidí tomar protesta como gobernadora en esta frontera porque hay mucho que hacer por Ciudad Juárez de la mano con los juarenses, y avanzar todos juntos, como una sola familia que somos los chihuahuenses. Es la decisión de solidarizarnos con Juárez y de promover la unidad entre esta frontera con el resto del Estado, para terminar con esos viejos mitos de separación entre quienes tienen la fortuna de vivir aquí, con los del resto de la gran entidad que es Chihuahua”, puntualizó.

La gobernadora, Campos Galván aseguró que en Ciudad Juárez arranca una administración con grandes retos y dificultades, pero también, con grandes proyectos, deseos de trabajar y sobre todo, con una gran esperanza.

“Iniciamos aquí nuestro gobierno por respeto y reconocimiento a miles de juarenses que se distinguen por su emprendimiento, por ser las bujías que cada día mueven industrias manufactureras, por su activismo económico y el mosaico de convivencia, no tan solo de nacionales, sino ahora también de hermanos de otros países”, señaló.

Maru Campos, explicó que al iniciar esta administración ratificaba claramente sus principios y convicciones de toda la vida: “Concibo al quehacer político, en su manifestación individual, social y del Estado, siempre subordinado a la consecución del bien común”.

Dijo estar convencida que el bien común no es un concepto teórico o retórico, sino que este debe de diseñar política pública clara que se convierta en bienes públicos y que den respuesta a la sociedad: a través de escuelas, puentes, hospitales, servicios públicos, carreteras, infraestructura para apoyar a productores e industriales, estancias infantiles, protección a mujeres y niños, apoyo a personas de la tercera edad.