La senadora Lilly Téllez, del PAN, reconoció este lunes que fue un error firmar la Carta Madrid impulsada por el partido español VOX para frenar “el avance del comunismo”, y comparó esta acción con haber apoyado al presidente Andrés Manuel López Obrador. Téllez, quien llegó al Senado con Morena, pero que ahora es parte de la bancada panista, comparó su respaldo al documento que promueve Santiago Abascal, líder del partido ultra derechista VOX, con el momento en el que formaba parte del partido en el gobierno.

En Twitter, la legisladora ofreció una disculpa por el apoyo que externó a VOX, pues lo consideró como una ‘equivocación’ y añadió que no asumirá ‘posturas extremas’. “Dos fotos de dos decisiones equivocadas que tomé, por las que asumo responsabilidad y ofrezco disculpa. No estoy de acuerdo con las posturas extremas. Entiendo los ataques a mi persona desde la polarización; estoy en el centro y en favor de la reconciliación. Lecciones aprendidas”, escribió la senadora. El mensaje de la senadora está acompañado por dos fotografías. En la primera de ellas se observa a Lilly Téllez firmando la Carta Madrid, a lado del político español, Santiago Abascal y la segunda foto corresponde a una imagen en Palacio Nacional, junto al presidente López Obrador.

El pasado viernes 3 de septiembre, Lilly Téllez ya se había pronunciado respecto a esta polémica. La senadora publicó un tuit en el que informó que firmó la Carta Madrid ‘porque es un contrapeso al Foro de Sao Paulo’. ‘Fue a título personal; no tengo alianza de ningún tipo con VOX. Detesto los extremismos, la homofobia, el antisemitismo, el racismo y el nacionalismo. Defiendo la libertad y la democracia’, aseguró. Luego de que algunas senadores del PAN suscribieran la Carta de Madrid, liderazgos del partido se deslindaron de que ese sea uno de los principios que deba impulsar el blanquiazul. La Carta de Madrid aspira a convertirse en una respuesta al Foro de São Paulo y el Grupo de Puebla , “una coalición de partidos fundado en 1990 por Fidel Castro y Lula da Silva que, según explica VOX, ‘ha sido determinante para el auge de la extrema izquierda en Iberoamérica’.