El Banco de México (Banxico) mantiene el optimismo respecto a la reactivación económica del país subir a 6.2% su expectativa de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para este año.

Las estimaciones previas eran de 6%, en un escenario central y de un 7% en el límite superior.

El banco central dijo este martes en su reporte de trimestral que la revisión se da principalmente por un crecimiento mayor al anticipado durante el segundo trimestre del año en curso.

Para el 2022 estima la economía tendrá una desaceleración, para crecer entre 2% y 4%.

El banco central destacó que se mantiene el riesgo de que las disrupciones en las cadenas globales de suministro y el reciente aumento en el número de contagios de COVID-19 incidan en el crecimiento económico del país.

Inflación rebelde

Para la inflación al cierre de este año, se espera que llegue a 5.7% desde un 4.8% estimado previamente. En 2022 cerrará en 3.4%

En las últimas minutas de la reunión de política monetaria, publicadas la semana pasada, Banxico destacó que la inflación convergería a la meta objetivo hasta el primer trimestre del 2023.

El subgobernador Gerardo Esquivel destacó que subir la tasa no tendría efectos en la inflación en los siguientes meses.

“Un aumento de la tasa de interés no tendría efectos sobre la inflación proveniente de choques de oferta, considero que mantener la tasa no pone en riesgo la convergencia de la inflación hacia su meta”, subrayó.

Para el empleo, Banxico elevó sus estimaciones de crecimiento para el 2021 a un intervalo de 640,000 y 840,000 puestos de trabajo ante el IMSS desde los 350,000 a 570,000 estimados previamente. Para 2022, se espera una variación de entre 500,000 y 700,000 puestos de trabajo.

#Expansión