Un creciente desabasto de medicamentos se está presentando en el IMSS de esta ciudad, en donde los derechohabientes que acuden a su consulta de medicina familiar tienen que retirarse sin la totalidad de las medicinas que les indica su médico familiar.

Medicamentos para tratar la presión arterial, la arritmia cardiaca, problemas musculares, ansiedad, problemas de ácido úrico, son algunos de varios que no hay en existencia y el paciente debe regresar en 5 o 6 días para ver si llegó en el pedido, o de lo contrario, para no interrumpir su tratamiento, tendrán que adquirirlos con sus propios recursos, lo cual no es nada económico.

Alopurinol, Fluoxetina, Pentoxifilina, Losartán, Amlodipino, Amiodarona, son medicamentos que no tienen en existencia en la UMF 54 y los encargados de la farmacia ya no saben qué hacer para que los derechohabientes no les reclamen de mala manera, pues no es culpa de ellos que no haya los medicamentos.

Cabe señalar que para obtener información sobre este desabasto se tiene que dirigir al área de comunicación social del IMSS en Chihuahua.