La Dirección de Estudios Psicológicos y Socioeconómicos realiza ajustes a sus esquemas para retomar actividades de manera regular y construye un consultorio médico resultado de la eficaz administración de recursos en medio de la austeridad .

Mediante capacitaciones para delinear protocolos en materia de salud para la ciudadanía y personal de la institución en los distritos judiciales Morelos y Bravos, es como se proyecta en próximas semanas, el regreso de la modalidad presencial de interacción de menores con sus padres de acuerdo a los mandatos legales de los juzgados donde residen estos casos.

El Mtro. Juan Alejandro Anguiano, titular de la Dirección de Estudios Psicológicos y Socioeconómicos, señaló que aún no se tiene una fecha exacta para el reinicio sin embargo, se trabaja en coordinación con la Secretaria de Salud Estatal y el área de Gestión Ambiental y Seguridad Laboral, para establecer lineamientos que permitan que padres y madres de familia que no cuentan con la custodia de los menores puedan tener acceso a la convivencia presencial, indispensable para el buen desarrollo de niños, niñas y adolescentes.

Señaló que se trabaja en dos ejes principales: el primero es contar con áreas seguras con aforo delimitado y con señalética especifica en los espacios de convivencia, así como contar con material desinfectante en estos lugares. Estas modificaciones son resultado de la capacitación al personal por el Instituto Mexicano del Seguro Social titulada ”Recomendaciones para un retorno seguro al trabajo ante COVID-19”.

El segundo eje es la construcción a través del área de mantenimiento y con el eficaz manejo de recursos, de un consultorio médico que será el filtro que determinará, mediante exploración física y exámenes, si las personas cuentan con las condiciones de salud adecuadas para ingresar al centro de convivencia y en caso de que sea detectado algún síntoma o situación de riesgo se reprograme la asistencia.

La proyección es poder tener un promedio de 20 familias diarias en intervalos de 1 hora, en horarios establecidos, siendo atendidos en la frontera y en la capital para dar atención a los rezagos que se han registrado hasta la fecha derivados de la contingencia sanitaria.