La iniciativa se sustenta en el siguiente argumento:

“De acuerdo con la Organización Mundial de la salud (OMS), las donaciones de sangre contribuyen a salvar vidas y a mejorar la salud. he aquí algunos ejemplos de personas que precisan transfusiones:

  • las mujeres con complicaciones obstétricas (embarazos ectópicos, hemorragias, antes, durante o después del parto, etc.)
  • los niños con anemia grave, a menudo causada por el paludismo o la malnutrición;
  • las personas con traumatismos graves provocados por las catástrofes naturales y las causadas por el hombre; y
  • muchos pacientes que se someten a intervenciones quirúrgicas y médicas complejas, y enfermos de cáncer.
  • también se precisa sangre para realizar transfusiones periódicas en personas afectadas por enfermedades como la talasemia o la drepanocitosis; asimismo, se utiliza para la elaboración de diversos productos, por ejemplo, factores de coagulación para los hemofílicos.

Existe una necesidad constante de donaciones regulares, ya que la sangre sólo se puede conservar durante un tiempo limitado y luego deja de ser utilizable. Las donaciones regulares de sangre por un número suficiente de personas sanas son imprescindibles para garantizar la disponibilidad de sangre segura en el momento y el lugar en que se precise.

La iniciativa se sustenta en el siguiente argumento:

“De acuerdo con la Organización Mundial de la salud (OMS), las donaciones de sangre contribuyen a salvar vidas y a mejorar la salud. he aquí algunos ejemplos de personas que precisan transfusiones:

  • las mujeres con complicaciones obstétricas (embarazos ectópicos, hemorragias, antes, durante o después del parto, etc.)
  • los niños con anemia grave, a menudo causada por el paludismo o la malnutrición;
  • las personas con traumatismos graves provocados por las catástrofes naturales y las causadas por el hombre; y
  • muchos pacientes que se someten a intervenciones quirúrgicas y médicas complejas, y enfermos de cáncer.
  • también se precisa sangre para realizar transfusiones periódicas en personas afectadas por enfermedades como la talasemia o la drepanocitosis; asimismo, se utiliza para la elaboración de diversos productos, por ejemplo, factores de coagulación para los hemofílicos.

Existe una necesidad constante de donaciones regulares, ya que la sangre sólo se puede conservar durante un tiempo limitado y luego deja de ser utilizable. Las donaciones regulares de sangre por un número suficiente de personas sanas son imprescindibles para garantizar la disponibilidad de sangre segura en el momento y el lugar en que se precise.