Profesores e investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) hicieron un llamado a cerrar filas ante las políticas de austeridad que han llevado a una crisis a la institución.

Advirtieron que la ausencia de resolución a los diferentes problemas que enfrenta, entre ellas el conflicto en la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), conducen “a la posibilidad de un colapso, lo cual sería de extrema gravedad para el desarrollo social y cultural de México”.

A través de una carta pública convocaron “a cerrar filas y prohijar la unión entre todos los sectores del Instituto en un espíritu de comunidad dentro del pluralismo que lo caracteriza. Siguiendo la orientación actual de una antropología plural, creativa y democrática”.

Tras los hechos del pasado 13 de marzo, en los que profesores y estudiantes de la ENAH que se manifestaban afuera del Museo Nacional de Antropología fueron golpeados por desconocidos, pese a la presencia de elementos de seguridad que no intervinieron, hasta que se les pidió, los académicos agrupados en el Sindicato Nacional de Profesores de Investigación Científica y Docencia del INAH expresaron su repudio

Mencionaron que la manifestación fue organizada por miembros de la comunidad académica y estudiantil de la escuela en rechazo a la cancelación, por segundo semestre consecutivo, de materias optativas en la institución educativa, por medidas que consideran “arbitrarias”, tomadas por la administración del INAH “en prejuicio de los trabajadores y estudiantes, vulnerando la estabilidad de la escuela”.

El Sindicato expresó su solidaridad con las demandas, que en su opinión son en defensa del “derecho a su educación y a condiciones laborales dignas”.

Por ello, en su carta abierta demandaron siete puntos: transparentar y reajustar el banco de horas destinado al pago de profesores de asignatura; la necesidad de un plan de incremento salarial a profesores de asignatura; descongelar y abrir a concurso las plazas de tiempo completo que se han quedado sin ocupar; finalizar la construcción de la torre de investigación que lleva más de 10 años abandonada; realizar una auditoría a la ENAH y al INAH; recontratación del 40% del personal que fue recortado desde 2019; y aumentar y transparentar el presupuesto destinado a la ENAH.

El documento critica la “ausencia de gestión” del director general del INAH, Diego Prieto, a quien acusaron de tratar de justificar la política de austeridad arguyendo problemas de desorganización interna, de los cuales “no asume su responsabilidad”.

Hace unos días el INAH informó, a través de un comunicado oficial, que inició un proceso extraordinario de inscripción a materias optativas, con lo que se da cumplimiento a los acuerdos asumidos con alumnos y maestros, el 12 de marzo de 2021, en sesión del Consejo Técnico.

Destacó que se abrieron 41 materias optativas. Se incluye a 35 que, habiendo tenido cinco o más alumnos inscritos en el periodo ordinario –del 22 al 26 de febrero–, no se programaron debido a que el presupuesto del banco de horas asignado al plantel no era suficiente.

Pero la propia comunidad reprochó en redes sociales que se restituyeran sólo 41 de las 104 materias que fueron canceladas, y remarcó: “no se dan por cumplidos los acuerdos asumidos por las autoridades”.

Además de este conflicto, la ENAH (como otras áreas del INAH) enfrenta que, hasta este momento, a trabajadores no basificados, contratados por los capítulos 1000 y 3000, no se les han renovado sus contratos. Prieto y Alejandra Frausto, secretaria de Cultura, han insistido en que no han sido despedidos, sólo no se les volvió a contratar.

Agrupados en la Asamblea General de Trabajadoras y Trabajadores del INAH, otro sector informó en un boletín que desde enero y luego en febrero pasados solicitaron una reunión urgente con el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, para exponer “la violación sistemática de nuestros derechos laborales y humanos”, pero no han sido atendidos.

Su deseo, añadieron, es denunciar también “la violación de los derechos estudiantiles, en especial la que ocurre en la Escuela Nacional de Antropología e Historia”.

En la Asamblea se reúnen trabajadores de colectivos como Ya Págame INAH/Todos somos INAH, Movimiento Nacional de Basificación del INAH, y personal docente de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía “Manuel del Castillo Negrete”, museos como el Nacional de Antropología, Nacional de Historia, Templo Mayor y Nacional de las Culturas del Mundo, y centros INAH de Tabasco, Oaxaca, Puebla, Sonora y Durango, entre otras instancias.