En Sesión Ordinaria del Congreso de Chihuahua, realizada a través de acceso remoto o virtual, diputadas y diputados, aprobaron la iniciativa presentada por la diputada del PAN, Georgina Bujanda Ríos, en la cual solicita al Ejecutivo Estatal, implementar un programa de actividades recreativas en espacios al aire libre, dirigido a niñas, niños y adolescentes.
La diputada Georgina Bujanda Ríos, expuso que el próximo mes se cumplirá un año de la lucha contra el COVID-19, periodo en el cual no solo se ha combatido la enfermedad, sino también las consecuencias que ha traído consigo el confinamiento; siendo los sectores de la población vulnerable los más afectados, en especial las niñas, niños y adolescentes, debido a que afectó sus actividades escolares y recreativas.
Según un informe de la UNESCO, el virus supuso la mayor interrupción escolar de la historia: 1mil 600 millones de estudiantes en más de 190 países de todo el mundo, lo cual representa el 94 por ciento de la población mundial de estudiantes y 99 por ciento en los países más desfavorecidos.
“Estamos hablando de millones de menores en todo el mundo que dejaron de acudir a sus escuelas, de ver a sus amigos, a sus abuelos, para verse obligados a quedarse en casa, perdiendo su rutina académica y social, y teniendo que adaptarse a una nueva normalidad que no termina por ser aceptada”, refirió la Legisladora.
Agregó que, Sandro Galea, investigador de los efectos mentales de las grandes emergencias, comentó para el medio de comunicación “El País”, que la actual crisis es un acontecimiento traumático masivo sin precedentes. El cual desencadenará una avalancha de trastornos del ánimo y de ansiedad en todo el mundo. Por su parte, la OMS estima que una de cada cinco personas padecerá una afectación mental.
La investigadora del Hospital Infantil de México, Gina Chapa Koloffon, concluyó que los menores se ven afectados por perder oportunidades de convivencia con otros niños. Esto les dificulta aprender a socializar, compartir, y su desarrollo de habilidades de lenguaje, motrices y recreativas, agregó Bujanda Ríos.
Por último, enfatizó que es apremiante que se establezca un programa encaminado a que las y los menores, puedan realizar actividades en centros recreativos y deportivos al aire libre, que mitiguen los efectos negativos que la pandemia ha dejado en su desarrollo psicosocial; ello, con la debida atención a las medidas sanitarias impuestas por las autoridades, como lo es el lavado constante de manos, uso de cubre bocas, sana distancia y la aplicación de gel anti bacterial.