El pasado 30 de enero se recibe una llamada de la propietaria de una vivienda, con dirección en Ignacio Altamirano #1711, en la que refería que en su domicilio tenía un árbol de aproximadamente 15 metros de altura y que había un alto riesgo de caída.

El de Bomberos y Protección Civil, acudieron al domicilio y luego de una revisión procedieron a cortarlo con el cuidado necesario para no causar ningún daño a vivienda.