De hecho, lo podemos ver en su vestimenta, pero también en la decoración navideña que pone en su casa año con año.

Desde hace un par de años, la socialité ha optado por tener un estilo minimalista en su hogar cada Navidad como te lo contamos aquí.

Este año no fue la excepción , pues Kim Kardashian decidió dejar una decoración sencilla, la cuál únicamente incluye unas botas blancas colgadas en su chimenea de sus hijos y esposo, y un árbol de Navidad con luces blancas y cubierto completamente de nieve artificial.