Ante el regreso al semáforo rojo en la Ciudad de México (CDMX) y en el Estado de México (Edomex), la Confederación de Patrones de la República Mexicana (Coparmex) de la capital del país consideró necesario un mayor control de las autoridades para evitar el comercio informal y con ello el aumento en los casos de contagio.

“El comercio formal de alguna forma toma las medidas, ve cómo hacer los procedimientos; toma de temperatura, pide uso de cubrebocas, sanitizan efectivamente, (pero) el Centro los fines de semana, los tianguis y toda esa parte es lo que más está detonando los contagios, y no se ha querido o no se ha hecho un buen control”, dijo en entrevista Armando Zúñiga, presidente de la Coparmex CDMX.

El semáforo rojo radica en la suspensión de actividades no esenciales, por lo que plazas comerciales estarán cerradas desde el sábado 19 de diciembre y hasta el 10 de enero de 2021. Los restaurantes venderán solo comida para llevar, y ya no operarán al 30% de su capacidad de aforo, como también lo estaban haciendo cines y teatros.

Medios de comunicación y usuarios en redes sociales atestiguaron la gran concentración de personas este 18 de diciembre en plazas comerciales, pero también en lugares donde se opera en la informalidad como la Merced, Correo Mayor, Tepito, La Lagunilla.

“Consideramos que la gran conglomeración se dio por el anuncio de semáforo rojo que se dio hoy en la mañana, sin embargo el comercio informal ya se ha venido dando todos los fines de semana”, dijo el líder de la Coparmex.

Advirtió que 10,000 unidades económicas están en riesgo de desaparecer, lo que significa el riesgo de perder 50,000 empleos adicionales, a otros 50,000 que ya se han perdido tras la pandemia en la capital desde marzo de 2020.

Armando Zúñiga explicó que ante el cierre, más la cuesta de enero, las empresas van a necesitar apoyo del gobierno, por lo que han presentado ya a las autoridades de la CDMX y alcaldes un total de 11 propuestas para apoyar a pequeñas y medianas empresas, como diferimento de ISR a la nómina, o la creación de una plataforma digital para venta de productos y servicios de pymes.

“Hemos estado manejando ayuda mutua, hemos estado manejando varios esquemas para recuperar empresas, pero solo el gobierno tiene la capacidad de ayudar masivamente, hablando de las más de 450,000 unidades económicas que existen en la capital”, añadió el empresario.

Refirió que los comerciantes informales aún tenían esperanza de recuperarse en ventas, ya que la próxima semana es la más fuerte en compras de fin de año.

“Ya las ventas no iban a ser las mismas, debido a las restricciones, que años anteriores, sin embargo, si significaba una esperanza, todavía la siguientes semana es donde más se da el comercio, pero ya no podrá ser porque cierra todo lo que no es esencial”, comentó.

¿Cómo apoyar a las empresas?

El cierre de actividades económicas dejaría pérdidas por 200,000 millones de pesos (mdp), según estimaciones de José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y Crecimiento Económico (IDIC).

Cabe recordar que la CDMX y el Edomex aportan cerca del 25% del PIB nacional.

“Ante este nuevo cierre, la perspectiva es poco favorable para la región”, aseguró De la Cruz.

“Lo ideal habría sido anticiparse a todo esto. Se confina una vez que se desbordó el problema de contagios de COVID-19, cuando la hospitalización era muy elevada. El punto ideal había sido tomar medidas preventivas. Después, haber determinado sectores estratégicos y sus cadenas productivas con antelación para garantizar que hubieran operado con medidas de higiene, de cuidado a la salud y que se vieran lo menos afectadas”.

El especialista dijo que la economía informal no se librará de sentir el impacto de este cierre, sobre todo porque en esta temporada del año gran parte del comercio que se hace está vinculado con la informalidad.

“En estas fechas lo que más se hacía era el comercio al por menor, y mucho del comercio que se realiza en tianguis, mercados sobre ruedas y en actividades vinculadas en la informalidad”, detalló.

Los servicios financieros operarán con normalidad. Gentera, al ser una de las empresas que da financiamiento a los mexicanos que tienen un pequeño o micronegocio, dijo que seguiría trabajando con sus clientes siguiendo las medidas necesarias.

“Desde el inicio de la contingencia adaptamos nuestro modelo de negocio para continuar apoyando a los microempresarios mexicanos, acompañándolos y estando atentos a sus necesidades”, dijo Patricio Diez de Bonilla, Director General de Compartamos Banco.

La empresa reportó, en el tercer trimestre del año, un crecimiento de su cartera de crédito del 3.6% al sumar 40,824 millones de pesos.