Desde septiembre del año pasado la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) no ha atendido ninguna de las quejas interpuestas por padres de familia de niños con cáncer debido a la falta de medicamentos e interrupción en sus tratamientos, incluso afectados señalan que tras la renuncia del ex primer visitador del organismo que llevaba el caso, José Martínez Cruz, la comunicación ha sido nula.

De acuerdo con la solicitud de información 3510000107320, las quejas presentadas ante la CNDH se comenzaron a formalizar en 2019, en el inicio de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien señaló actos de corrupción en la compra de estos fármacos en años anteriores, y atribuyó el retraso en la entrega de medicamentos a un “complot” de empresas para impedir la adquisición de insumos.

De acuerdo con la solicitud de información 3510000107320, las quejas presentadas ante la CNDH se comenzaron a formalizar en 2019, en el inicio de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien señaló actos de corrupción en la compra de estos fármacos en años anteriores, y atribuyó el retraso en la entrega de medicamentos a un “complot” de empresas para impedir la adquisición de insumos.

De acuerdo con la solicitud de información 3510000107320, las quejas presentadas ante la CNDH se comenzaron a formalizar en 2019, en el inicio de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien señaló actos de corrupción en la compra de estos fármacos en años anteriores, y atribuyó el retraso en la entrega de medicamentos a un “complot” de empresas para impedir la adquisición de insumos.

Indicó que actualmente padres de familia buscan ampararse para que sus hijos no interrumpan su tratamiento, y recordó que continúan recabando 125 mil firmas para lograr presentar una iniciativa ciudadana ante el Congreso de la Ciudad de México, con el fin de garantizar el abasto de medicamentos y quimioterapias.

El ex primer visitador del organismo que llevaba el caso, José Martínez Cruz, renunció a su cargo a finales de agosto de este año, a pesar de que, de acuerdo con padres de familia, era empático con las causas y el único que mencionó que las quejas por el desabasto de medicamento ya podían proceder de oficio, incluso Rivas recordó que el ex funcionario fue cesado luego de una diferencia que tuvo con representantes de la Secretaría de Gobernación (Segob).

Tras la renuncia, quien ocupó durante ocho meses el puesto en la CNDH mencionó que dejó su cargo para no “aceptar indicaciones de otras personas que no tienen atribuciones dentro de la CNDH (…) y no la decisión jerárquica y burocrática que tú misma (Rosario Piedra) dijiste que íbamos a combatir y que desafortunadamente se ha impuesto para tomar decisiones que afectan y laceran su función sustantiva de defender a las víctimas y no subordinarse a nadie”.

“La cifra de víctimas registradas en los expedientes de queja calificados como presuntamente violatorios de derechos humanos fue de 110 mil 864: en la CNDH 27 mil 850 y en los organismos públicos de derechos humanos 83 mil 14. Los hombres representaron 53.4%, las mujeres 43.5% y los grupos vulnerables 1.4%; para el resto (1.7%) no fue posible indentificar el sexo y el tipo de víctima”, indica el Inegi.

¿COMISIÓN DEL CULTO?

La diputada federal del PAN, Adriana Dávila, señaló que es lamentable el trabajo que se hace al interior de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, pues el organismo ha sido permisivo y se encuentra al servicio del Ejecutivo federal, pues ha estado ausente en este tipo de temas.

“Los más de 20 mil niños con cáncer que hay en el país hoy están angustiados y desesperados, viendo cómo su posibilidad de vida se merma y sin saber a dónde acudir. Después de muchos años es la primera vez que veo tanta indolencia, es impensable que un servidor público esté en sumisión; debería llamarse la Comisión del Culto al Presidente de la República”, indicó.

Resaltó que en otros países en donde se invierte en medicamentos y tratamientos contra el cáncer la probabilidad de vida de los niños aumenta en más de 70%. Y señaló que en el gobierno mexicano no son una prioridad los niños.

“Esta semana el gobierno federal presentó el plan de vacunación contra el Covid-19 y nunca se mencionó a las personas o niños con cáncer. Es increíble que su secretario de salud no los haya contemplado. ¿Qué tanto rencor hay para pronunciar la palabra de niños con cáncer?”, cuestionó Israel Rivas.