El Bosque de Chapultepec requiere más que inversión económica para su conservación. El principal desafío es entender qué significa un parque urbano en una capital en constante crecimiento.

Así lo refirió Marcos Mazari, integrante del Consejo Rector Ciudadano del Bosque de Chapultepec, durante la presentación del libro Bosque de Chapultepec: Sitio sagrado y natural de México, editado por Artes de México y coordinado por Mónica del Villar. El arquitecto señaló que se vive un momento crucial para la preservación del espacio verde frente al nuevo proyecto de intervención a cargo de Gabriel Orozco y que pone a reflexionar cómo entender el complejo biocultural.

“Estamos viviendo un momento particular en el sentido de cómo entender Chapultepec. El Bosque como complejo biocultural, en la visión de Gabriel Orozco. Mirarlo con perspectiva multidisciplinaria y sistémica que requiere desde los aspectos ambientales, la vegetación y fauna, hasta aspectos históricos”, refirió.

En ello radica el libro, una iniciativa del Fideicomiso Pro Bosque de Chapultepec, que a través de la revisión histórica de especialistas como Miguel León Portilla, Eduardo Matos Moctezuma, Ángeles Mastretta y Salvador Rueda Smithers, por mencionar algunos, se hace un recorrido por el pasado del Bosque desde sus raíces prehispánicas hasta su presente.

La propuesta es visualizar la magnitud territorial, ecológica, histórica y conceptual del Bosque más allá de la simple idea de ser un parque o sitio turístico. Su complejidad y desafío de protección radica en que es el hogar de mil especies de plantas, 650 especies de vida silvestre y más de 20 millones de personas lo visitan al año, además de estar inmerso en la mancha urbana.

“Los 11 escritos que integran el libro fueron bien pensados porque tienen una presencia desde lo más antiguo hasta lo actual y diría que hasta el futuro, el proyecto que está por empezar. Este libro es un parteaguas, pues los autores van marcando la importancia, por qué ese lugar es prodigioso. Esto hay que recalcar, es un espacio en efecto sagrado, fue sacralizado por los antiguos grupos que ahí se asentaron desde épocas muy tempranas porque tenemos datos de que desde el preclásico ya hay vestigios y presencia”, apuntó el arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma.

En su turno, la escritora Ángeles Mastreta hizo un recorrido por su memoria para traer a cuenta las anécdotas de su familia en el Bosque, desde tiempos en que ella cuando niña lo recorría, hasta ahora que lleva a sus nietos a conocer los grandes árboles de ahuhuete. E incluso recordó cómo, cuando ella era integrante del Consejo Rector, solicitó a Andrés Manuel López Obrador, entonces jefe de gobierno de la Ciudad de México, atender y proteger el parque.

El libro también incluye textos de Amparo Gómez Tepexicuapan, Miguel Ángel Fernández, Vance G. Martin, Héctor de Mauleón y Vicente Quirarte, que se intercalan con imágenes de archivo y actuales a cargo de los fotógrafos Michael Calderwood, Marco Antonio Pacheco, Bob Schalwijck y Jorge Vértiz. Además se integraron ilustraciones, códices, pinturas, dibujos, mapas, cuadros ilustrativos y una línea del tiempo; los recursos de la venta del libro se destinarán a la conservación del bosque a través de un fideicomiso.