Integrantes de la Sexagésima Sexta Legislatura del Congreso local, exhortó a la Secretaría de Educación Pública y a Servicios Educativos del Estado de Chihuahua, a fin de que desarrollen e implementen talleres virtuales para padres de familia en los que se dé a conocer y se concientice sobre los peligros a los que está expuesta la niñez al hacer uso excesivo de internet y redes sociales.
Este Punto de Acuerdo de urgente resolución, fue presentado por la diputada de MORENA, Leticia Ochoa Martínez, quien mencionó que el uso de estas herramientas socio-digitales se ha incrementado por el desarrollo de la Contingencia Sanitaria provocada por el COVID-19.
“La sociedad actual vive en una constante vorágine, el ilimitado acceso a internet y redes sociales, nos ha atrapado en una situación en la que pareciera que la sociedad siempre va un paso atrás y la tecnología, un paso adelante, por lo que sólo nos toca dejarnos llevar por las corrientes informáticas”, concretó.
Mencionó que en México, los usuarios de las redes sociales como Facebook, YouTube y Whatsapp rondan los 90 millones, es decir 72  por ciento del total de la  población del país, de ellos el 95 por ciento tiene acceso a estas redes desde sus teléfonos inteligentes o tablets. Como país, Lo anterior nos coloca en el tercer lugar a nivel mundial en este ámbito.
“Las variadas actividades a las que se dedican las madres y los padres en la actualidad hacen que disminuya considerablemente el tiempo que dedican a la familia y coloca en gran riego a las niñas, niños y adolecente quienes se ven con mayor libertad para buscar contenidos en internet y uso de las redes sociales, en la gran mayoría de las ocasiones, sin la supervisión adecuada de quien debiera cuidarlos derivando ello en facilitar acceso a material que en muchas ocasiones no es el adecuado para su edad y desarrollo psicológico”, expresó la legisladora.
Apuntó que con el acceso fácil a dichas herramientas, la niñez se expone constantemente a material sumamente nocivo para su desarrollo como lo es la pornografía en sus diversas modalidades, violencia de distintos tipos, ciberacoso, doxing, grooming, sexting, en dinámicas de diversos retos o la llamada prueba de amor, entre otros muchos.
“Como consecuencia de la pandemia ocasionada por el COVID-19, nuestros educandos han tenido que recibir su formación académica mediante sesiones virtuales, poniéndolos en riesgo de ocasionar adicción pues ocasiona que de las sesiones virtuales educativas se pasen a las redes sociales y viceversa invirtiendo tiempos excesivos frente a la computadora, celulares o tabletas electrónicas”, concretó.
Por último, Ochoa Martínez dijo que es necesario que como sociedad, se visualice y cuide el entorno de las niñas, los niños y los adolescentes, mismos que se vuelven vulnerables y por lo que se tiene que implementar programas tendientes a minimizar los riesgos mencionados.