En Sesión del Congreso del Estado realizada a través de acceso remoto, se exhortó al titular del Poder Ejecutivo Estatal, para que a través de la Secretaría de Innovación y Desarrollo Económico, prevea en la medida de su capacidad presupuestal las acciones necesarias a efecto de  instalar una Industria Textilera en la comunidad de San José Baqueachi, Carichí, para el beneficio económico de toda la comunidad, cuando ello sea posible dadas las condiciones actuales de pandemia, o se valore en su caso, la posibilidad de que tal impulso en materia textil, se dé por medio del organismo que actualmente tiene por objeto y denominación el Fomento y Desarrollo Artesanal del Estado de Chihuahua,  y/o las instancias que se consideren convenientes, en los términos de la Ley de Fomento a las Actividades Artesanales del Estado.
Procurar el bienestar de las comunidades indígenas originarios de Chihuahua, es fundamental para el desarrollo humano y social de nuestro Estado, refirió el diputado Jesús Manuel Vázquez Medina, integrante de la Comisión dictaminadora de Economía, Turismo y Servicios, al presentar dicho dictamen.
Agregó que dentro de la exposición de motivos presentados en la iniciativa que dio origen al exhorto aprobado por unanimidad de votos, se señala que en el año pasado tuvo gran revuelo nacional una empresa textil creada en el 2017 por mujeres rarámuris llamada KUSÁ, la cual inició con 3 hermanas de origen rarámuri, quienes se convirtieron en modistas de ropa étnica a la cual añaden un toque de modernidad logrando ganar terreno en la industria textil, al ofrecer innovadores diseños que conservan esencia de su cultura.
El proyecto referido, surgió por la necesidad de generar un ingreso para ellas y sus familias; hasta el día de hoy la gran fuerza con la que ha impactado la línea de ropa ha sido sorprendente para las diseñadoras, han visto cómo se consume su producto en gran medida en ferias y mercados en los que han tenido la oportunidad de presentarse.
Los pueblos indígenas y las comunidades locales son conscientes del valor comercial de sus conocimientos y expresiones culturales tradicionales y su capacidad para promover el desarrollo económico, pero muchos de los productos basados en conocimientos y expresiones culturales tradicionales que aparecen en el mercado por terceros, sin el permiso de las comunidades.
Muchos de los objetos, imágenes o símbolos comercializados de esta manera tienen gran importancia para las comunidades indígenas, y su uso no autorizado puede causarles daños económicos, espirituales o culturales, es por ello y con la finalidad de procurar el bienestar de las y los habitantes de la zona en mención, que se hace el llamado a la autoridad estatal, para que sea instalada una industria textilera en la región mencionada, que sea apoyo de fuentes de ingresos para el sostén de varias comunidades indígenas.