Por Cruz Pérez Cuéllar 

Lo dije hace unos días y lo repito ahora que ya ha pasado la euforia del momento: me siento muy honrado de ser perseguido político por el peor gobernador de la historia de nuestro estado, en verdad estoy orgulloso de ser acusado por quien engañó al pueblo de Chihuahua, quien se ofreció como un verdadero cambio al inicuo régimen anterior pero resultó igual en sus prácticas políticas y peor en su forma de hacer gobierno.

Pero más que la amargura de momentos como los de esta semana, cuando por instrucciones del gobernador Javier Corral y el servilismo del fiscal general César Peniche los llevó a presentar una solicitud de desafuero en San Lázaro en mi contra, más que lo anterior me quedo con el respaldo y solidaridad mostrada por quien más me inspira en este trance, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador; así como del dirigente nacional de MORENA, Mario Delgado; de mi coordinador de bancada, Ricardo Monreal; del delegado José Ramón Enríquez, y de todo el partido en general.

Si hay alguien en el país que más ha padecido persecución y ultrajes por parte del bipartidismo, que a este punto vienen a ser una misma cosa, es el presidente López Obrador, quien en el proceso de desafuero al que fue sometido entre el 2004 y 2005 sus enemigos políticos intentaban más que otra cosa, quitarle sus derechos políticos para poder contender por la presidencia de la República en el 2006. Por eso rescato algunas expresiones que esbozó en aquella audiencia histórica, para su defensa, en la Cámara de Diputados y que son aplicables a todos los casos donde se pretende imponer el yugo del gobernante en turno sobre quien tiene posibilidades claras de reemplazarle y es acusado falsa e insidiosamente, como es la situación de este momento en Chihuahua con Javier Corral a la cabeza, como el principal acusador:     

“Son ellos los que tienen mucho miedo a que el pueblo opte por un cambio verdadero. Y ese miedo cobarde de perder privilegios los lleva a tratar de aplastar a cualquiera que atente contra sus intereses y proponga una patria para todos y patria para el humillado”. Y la siguiente frase no tiene desperdicio alguno, ya sea por coincidencia o por mera obra del destino que siembra seres despóticos en distintos tiempos y en circunstancias similares. Sin tapujos, López Obrador les habló por su nombre en aquél ayer: “…hacía falta conocer a fondo a los santurrones, a los intolerantes, a los que hipócritamente hablaban de buenas conciencias y del bien común. Hacía falta que esas personas se exhibieran sin tapujos, con toda su torpeza, frivolidad, desparpajo, codicia y mala fe para saber con claridad a qué atenernos”.

Debo agradecer también al dirigente nacional de MORENA, Mario Delgado, por su respaldo y frases de aliento, que nos dan confianza y valor para enfrentar los infundios que con frecuencia lanza el mandatario estatal, quien ha convertido su gobierno en una pequeña dictadura, lejos, muy lejos de la “democracia” y del “bien común” que siempre pregonó. Nuestra gratitud para mi compañera en el senado y secretaria general del partido, Citlalli Hernández.

 A nuestro líder en la cámara de senadores, Ricardo Monreal, nuestro afecto y agradecimiento, en esta etapa tan complicada en la que sabemos de antemano, que el principal promotor hará hasta lo imposible por tratar de descarrilarnos en nuestro propósito rumbo a la gubernatura. Gracias a todos mis compañeros de la cámara.

 Por supuesto, doy gracias a mi compañero en el senado José Ramón Enríquez y la militancia de MORENA en Chihuahua por su decidido apoyo en contra de la infamia propiciada por el desquiciado gobernador.

 Sobretodo, quiero dar gracias a mi familia, amigos, y principalmente a la gente, a cientos o miles de ciudadanos que han manifestado su solidaridad y apoyo a un servidor, ya sea personalmente, a través de correos o mensajes, a través de las infaltables redes sociales, a todos muchísimas gracias.

Registro de precandidatura a gobernador

Aprovecho el espacio para mencionar que ayer me registré como precandidato a la gubernatura por MORENA en la sede nacional del partido, seguimos firmes en nuestra intención de hacer un cambio radical en la manera de hacer gobierno, en beneficio de las y los juarenses, al lado de todo los chihuahuenses.  

Estamos convencidos de que no es posible mejorar las condiciones de los ciudadanos gobernando desde un campo de golf, o de paseo en un avión; es fundamental ir al campo, a las colonias populares, al ejido, a las comunidades de nuestra sierra alta, o las que están en lo profundo de la barranca, para atender los principales problemas que aquejan a la gente. Necesitamos hacer un cambio, pero debemos comenzar por cambiar a quienes están haciendo mal cosas, quienes desdeñan al pueblo, aunque haya persecución, aunque nos pongan piedras en el camino.

 Esperaremos a que la Comisión Nacional de Encuestas realice el ejercicio y entregue resultados, tenemos la confianza en que saldremos adelante, y pronto podremos estar visitando a la gente de toda la entidad. Mientras tanto extiendo el agradecimiento a todos por su apoyo.