Es inconcebible que mientras se agudiza la crisis económica y el personal de salud sigue exponiéndose a contagios de
COVID-19 por la escasez de insumos de protección, el Secretario de Seguridad Pública se burle de los chihuahuenses presumiendo en vía pública una camioneta blindada valuada en tres millones de pesos.


El diputado Omar Bazán dijo que por solidaridad y congruencia, el funcionario estatal debe regresar dicha
unidad.


Seguramente habrá una y mil justificaciones para una compra de esa naturaleza pero no olvidemos que la dependencia cuenta con un amplio parque vehicular y personal de seguridad para la protección del servidor
público, señaló el vicepresidente del Congreso del Estado.

Fue una burla para los chihuahuenses la exhibición de la unidad motora a plena luz del día, a espaldas de Palacio de
Gobierno, sostuvo Omar Bazán.


Hablamos de una supera adquisición en medio de una crisis que lacera cada día la economía familiar y de una
administración estatal en quiebra, que proyecta despedir a cientos de empleados como una fácil y cruel medida para
justificar su ineficacia.


Hoy cientos de burócratas bajo contrato viven días de angustia ante la amenaza de recorte de personal, lamentó el
diputado priista.


Con tres millones de pesos se pueden hacer muchas cosas sobre todo en el sector salud, como la compra de insumos
de protección para el personal que atiende el COVID-19.


Omar Bazán llamó a la administración estatal a que actúe de manera congruente y solidaria con la sociedad.
Apenas entramos a lo que será una severa crisis económica y los funcionarios estatales presumen compras como esta,
“es un hecho absolutamente incongruente”, añadió el Omar Bazán anunció que pedirá un informe al Poder
Ejecutivo sobre el recurso humano y material en la Secretaría de Seguridad Pública.


Es una dependencia de reciente creación que dispone de presupuesto pero lamentablemente se destina para la
comodidad de los altos mandos mientras que el personal operativo trabaja en condiciones de austeridad, dijo por
último.