Los meseros que se dedican a atender banquetes en salones privados están viviendo una crisis por falta de trabajo debido a la pandemia del Covid-19, alertó Antonio López, líder del sindicato de meseros de la CTM en esta frontera.

Cuando la pandemia inició en marzo de este año el gremio apenas iba a iniciar con su temprana alta de trabajo, que es a partir del mes de abril.

Pero el Covid se les adelantó.

No tuvieron eventos por el Día de las Madres ni graduaciones por el fin del ciclo escolar. Ahora que está por iniciar la época de posadas navideñas tampoco hay posibilidad.

“Para nosotros los que trabajamos como meseros los meses de enero, febrero y marzo son siempre difíciles. Se nos compone la situación a partir de abril hasta julio y agosto”.

“Septiembre y octubre se baja un poquito y a mediados de noviembre se compone un poco con las posadas, pero desgraciadamente en este año no creo que vaya a haber salones que vayan a tener su posada, está muy difícil”, lamentó López.

De acuerdo con el representante sindical, la afectación a ellos les llegó por dos vías.

Una fue en los restaurantes, donde los meseros tuvieron que aceptar trabajar menos días porque solo se les permitió el servicio a domicilio.

La otra fue en los salones de eventos y los salones dentro de hoteles, que han permanecido cerrados durante casi toda la pandemia.

En el gremio hay inquietud y están a la espera de que las autoridades permitan abrir de nuevo para que ellos vuelvan a trabajar.

“Esperamos a ver cuándo nos dan ya luz verde, porque son demasiadas familias las que están siendo afectadas”, expresó.