En alrededor de ocho meses se calculan pérdidas por 500 millones de pesos en los casinos, así como una pérdida de más de 5 mil empleados en la industria del juego, comunicó Aarón Santoyo, representante del gremio en Chihuahua.

Asimismo, destacó que la perspectiva para el cierre de año es que, en caso de que el gobierno estatal continúe con la suspensión de actividades, esto representará la pérdida permanente de 7 mil empleos generados por este sector del entretenimiento que no se ha reactivado una sola vez desde que se declaró la contingencia sanitaria en la entidad.

Además, Santoyo notificó que se ha perdido una derrama económica de al menos 180 millones de pesos en la economía local de Chihuahua, y más 142 millones que el estado ha dejado de percibir por concepto de impuestos, recursos que –dijo-, hacen falta hoy más que nunca para canalizar al sistema de salud pública.

En este sentido, manifestó que la pérdida no es únicamente para el empresario del juego, sino que las pérdidas se contemplan en el propio Estado y sus dependencias estatales por la pérdida de los impuestos generados.

Además para los propietarios de los locales donde se establecen los salones de juego; para los más de 4 mil proveedores de servicios e insumos; así como a los cerca de 7 mil empleados que no han percibido ingresos totales o parciales en más de ocho meses de suspensión.

“Todos los estados de la república han priorizado la reapertura gradual de la economía permitiendo todas las actividades económicas, incluyendo casinos, y han logrado avances en los índices de contagio, hospitalización y defunciones, como son los estados de Jalisco y Colima”, refirió el entrevistado.

Por lo anterior, el entrevistado resaltó que una reactivación económica controlada y gestionada es posible y viable, siguiendo el ejemplo de otras entidades, pues ya se suman varios meses en que la economía del giro está paralizada.

Por su parte, Alejandra de la Vega, secretaria de Innovación y Desarrollo Económico, manifestó que están tratando de darle un “respiro” a todos los sectores y que los casinos podrían comenzar a operar antes del semáforo epidemiológico en verde, sin embargo no se dio una fecha tentativa.

“Hay que trabajarlo y buscar cómo sí, eso es lo que estamos tratando de hacer; se han discutido muchos caminos. Como parte de este primer esfuerzo de apertura, no va ser posible, pero sí por supuesto que antes del verde”, indicó sobre la reapertura de estos negocios.

Insistió en la necesidad de coadyuvar con el sector en cómo puede reinventar su modelo de operación para que se garantice la seguridad primero a sus colaboradores y segundo a los clientes.

“Debemos crear lugares seguros y no pensar en el modelo de operación tradicional. Tenemos desde finales de marzo con esta contingencia y realmente hay que reinventarnos y operar en esta nueva normalidad. La puerta está abierta en buscar cómo y no digo que será sencillo, pero juntos sí lo podemos lograr”, añadió la funcionaria.

De la Vega declaró que en la Secretaría de Innovación y Desarrollo Económico entienden la crisis por la que atraviesan los negocios, por eso la necesidad de las revisiones y de hablar más allá de la esencialidad o no esencialidad, “porque al final de cuentas de ahí se generan muchos trabajos, entonces se está en el proceso de verificar cuáles se pueden reabrir de una manera segura”.

“Viene un mes muy importante como es diciembre, donde hay comercios que llegan a realizar hasta el 60% de su venta anual, entonces estamos tratando de darle esa válvula de escape para que puedan tener algo de recuperación”, añadió.

Para lograrlo –refirió-, la coordinación con el empresariado y el comportamiento responsable de la ciudadanía será fundamental. “Tenemos que ser muy estratégicos en cómo abrimos, cómo operamos los negocios, qué puedan tener un respiro pero que no sea motivos de propagar el virus”, concluyó.