Un juez local negó un amparo a Aristeo Trinidad B. B, el sacerdote acusado de la violación de una niña de 11 años. Se le impuso el arraigo domiciliario como medida cautelar desde hace un año nueve meses.

La Fiscalía General del Estado (FGE) informó ayer a Norte Digital que la audiencia donde se rechazó el amparo se realizó el pasado 12 de noviembre y que el proceso contra el clérigo continúa abierto.

De acuerdo con la acusación formulada por la Fiscalía Especializada de la Mujer (FEM), el sacerdote está acusado de abusar en varias ocasiones de la menor cuando ella era monaguillo en la parroquia Santa María de la Montaña de Ciudad Juárez.

Aunque la información del caso se ha manejado con hermetismo por parte de las autoridades; se sabe que los abusos iniciaron en el año 2015, cuando la víctima tenía 8 años y continuaron hasta 2018.

De acuerdo con la investigación asentada en el expediente 114/19, Aristeo Trinidad B. B. fue detenido el sábado 9 de febrero del año pasado.

Días después, el 14 de febrero, se le vinculó a proceso por su presunta responsabilidad en los delitos de violación agravada y abuso sexual contra la menor, que ya había cumplido 11 años al momento de la denuncia.,

Dos semanas después el acusado recibió el beneficio de la prisión domiciliaria alegando problemas de salud y avanzada edad; al momento de su detención tenía 74 años.

Organizaciones defensoras de los derechos de las víctimas reclamaron entonces que la condición de salud era hipertensión arterial y no ameritaba que el cura evadiera la cárcel.

Las autoridades -dijeron- estaban privilegiando al agresor pasando por encima del derecho de la víctima.