Busca Justicia Cívica mantener las celdas de la policía municipal vacías con los juicios orales, este sistema permite valorar a las personas para detectar sus problemas y poder cambiarles el arresto por trabajo comunitario o una multa, a través de escuchar su caso en una sala oral y determinar su perfil para saber si es óptimo para ofrecerle alternativas, así mismo bajar los índices de reincidencia.

La ciudad de Chihuahua es uno de los 8 municipios que iniciaron con la conversión de sus antesalas a salas orales, donde la labor es principalmente detectar la problemática social de la gente y ofrecerles otras alternativas para mejorar o bien componer su entorno social y de esta manera prevenir que se cometan un número menor de faltas a la Justica Cívica.

El Licenciado José Alarcón Ornelas coordinador de normatividad justicia cívica y derechos humanos de la Dirección de Seguridad Pública Municipal, dio a conocer que actualmente la corporación ya cuenta con cuatro salas orales dos en cada comandancia, explico que en los centros de detención las personas ingresan por los patios y se tiene un área de sanitización, para luego checar signos principales y oxigenación para prevenir contagios.

Luego se leen los derechos por el oficial de acuerdos área asignada por Justicia Cívica, para luego pasar a l pre celda mientras el agente que lo detuvo llena su informe, destaco que todo este procedimiento está regulado por la Certificación de Calea, aclaro que en tema de prevención hay días en que se tienen muchas personas y de prono llegan detenidos ebrios o drogados y se debe cuidar su integridad y la de los demás que estén en la celda.

Aclaro que los patrullajes ordinarios se califican como recorridos para detectar que personas pudieran estar trasgrediendo el actual reglamento de justicia cívica, y una vez detenidos y son remitidos a las celdas de la comandancia de policía, son valorados y pasados a las salas de justicia cívica previo registro, chequeo de huellas dactilares y sus generales por si en algún momento tuvieran cuentas pendientes con la justicia y de ahí se decide a donde se pone a disposición.

Es precisamente en el sistema de identificación automatizado y otros datos biométricos, donde se pueden obtener datos de la persona tanto si ha sido arrestado antes o tiene alguna orden de aprensión u otra situación jurídica pendiente, este sistema esta enlazado a nivel nacional y toda carpeta de investigación que pudiera tener aparece.

Explico que luego se procede a psicología y trabajo social, para un tamizaje y definir los perfiles de riesgo y a donde se le puede canalizar ya que según dijo, uno de los temas principales de la Justicia Cívica que inicio en el mes de octubre del año pasado y hace un mes se inauguraron las salas civiles es con la intención de que las personas que ingresan no solo se les aplique la multa o sanciones en materia preventiva de 36 horas de arresto, una multa o trabajo en favor de la comunidad.

Por ello en este tema y visión de la Justicia Cívica, es trabajar en el deber de buscar que la persona pueda ser reinsertada a la sociedad, tras brindar otras opciones no solo que estén en las celdas, se busca despresurizar las celdas no buscar medidas que afecten a las personas y aprovechar su experiencia, con un menor número de horas y mejor brinde un servicio a la comunidad, por ello en el tamizaje se descubre como lo puede hacer, por ejemplo si se detiene a un plomero, pues buscar si puede aportar su oficio en una escuela realizando algún trabajo o en otros lados.

Para esto se negocia con los detenidos y se llega al trato de intercambiar horas de detención por otras menos de trabajo a la comunidad, otras opciones es canalizarlos a organizaciones civiles para contención de la ira, atención psicológica, o buscar también que estas personas se canalicen por violencia familiar a la UAVI, o CAPSI, para ayudarlos.

El objetivo es quitar esa visión de que seguridad pública es solo para sancionar a las personas, sino con visión democrática buscar policías de mayor proximidad que atiendan las problemáticas en las colonias, y si no es necesario arrestarlas hacerlo así, la comunidad requiere seguridad pública y llegar a una mediación entre ambas partes, principalmente por ebrios o alguien que provoca conflictos sociales.

Menciono que la Justicia Cívica ha cambiado, ya no es el área que tradicionalmente se conocía como barandilla, sino es un centro de detención municipal que permite canalizar a las personas a otras alternativas para abatir el esquema de conductas que pueden ser delictivas, los estudios a nivel nacional arrojan que, de cada siete detenciones en materia preventiva, tres de ellas escalan a delito, por ello muchas de las faltas que se cometen con reincidencia se convierten en delito mayor.

Luego de ser remisionados, se busca de inmediato, que las personas sean llevadas ante un juez cívico, concepto nuevo pues antes era un juez calificador, en estas salas todo se graba, para ofrecer a todos un derecho de audiencia, todos en el proceso tendrá sus representantes legales y si no los tiene se le asignan, así mismo pueden haber familiares al informarle los derechos y calificar su conducta, para dar libertad o el arresto, multa, o trabajo comunitario.

El detenido en esta sala cívica, que no es más que llevar la opción de mejorar la convivencia cotidiana, para priorizar el tema de atención y seguridad personal, tano la alcaldesa María Eugenia Campos y el Director Gilberto Loya han sido muy precisos en eso, ya que al año son ingresados a las celdas 20 mil personas al año, que lleva de 80 a 120 detenciones al día.

Dijo también que actualmente chihuahua es uno de los 8 municipios más avanzados en esta materia, chihuahua es ejemplo de otros estados, pues la idea es generar un sistema productivo, moderno y que atienda las exigencias de la comunidad, y que no se vea que lo que se quiere es tener a gente en las celdas.

Alarcón dijo que de las detenciones diarias el 5% de las personas son niñas, niños o adolescentes, con los que se hace contacto con las unidades destinadas a su atención, incluso se busca modificar el reglamento ya presentado y adecuarlo a las necesidades que se van percibiendo.

Las faltas más comunes es causar molestias en la vía pública, otra de ellas es orinar en vía pública.