En 2014, cuando los Chihuahuas debutaron en las Liga de la Costa del Pacífico del beisbol de Triple-A, presentaron su promoción Bark in the Park (Ladrido en el parque), que acompañaron con el lanzamiento de un jersey en el que se mostraba la cara de un perro chihuahueño. En aquel año los Chihuahuas ganaron el premio a la ‘Promoción del Año’ y esta semana el sitio oficial de las Ligas Menores lo reconoció como una de las promociones de la década.

El 2014 fue el año en que los diseños sublimados se hicieron realidad en este nivel de pelota. Con la sublimación, todos los elementos del diseño de una camiseta se pueden teñir de forma permanente directamente en el material. A diferencia de la serigrafía tradicional, no existe separación entre diseño y tela. Se vuelven uno.

Los temas salvajes y locos en los jerseys impregnaron las ligas menores de béisbol en 2014, ya que más equipos que nunca aprovecharon la amplia gama de posibilidades de diseño. Muchos de esos jerseys se volvieron virales.

Una de las camisetas temáticas más memorables de la temporada fue presentada por el entonces naciente equipo de los Chihuahuas de El Paso, que saltó al campo el 3 de agosto para enfrentar a los Aces de Reno con jerseys que presentaban la cara gigantesca de un chihuahueño. Al final de la temporada, ‘Bark in the Park’ fue votada por los aficionados como la mejor promoción del año.

“Los jerseys eran tan divertidos que era como, ‘Dios mío, ¿cómo no hacemos esto?’”, declaró en aquel año el gerente general de los Chihuahuas, Brad Taylor, tras la victoria como la mejor promoción.

“Cuando estaban colgados en los casilleros de los jugadores, tuiteaban fotos y las publicaban en Instagram. ¡Ahora tenemos a los jugadores haciendo relaciones públicas por nosotros! Simplemente se convirtió en un fenómeno. Todos se metieron”.