Por Cruz Pérez Cuéllar

Siempre es un placer poder informar a los ciudadanos cuando se tienen resultados positivos en el ejercicio de cualquier cargo público, además, como es mi caso, es una obligación. Este año, a pesar de todas las circunstancias, de los problemas políticos y sociales, y sobretodo de la pandemia que puso en jaque hasta los países de avanzada, los que vulgarmente decimos: ‘se las comen ardiendo’, a todos los que de una manera u otra participamos de la actividad pública, ¡nos puso a prueba!,  ¡y de qué manera!.  

A pesar de la contingencia sanitaria y varias crisis que se juntaron en un mismo punto, a pesar de todo ello, con enorme orgullo y no menos responsabilidad puedo decirles a las y los chihuahuenses que este año no será la excepción, estamos informando en la responsabilidad que nos han otorgado sobre un gran cúmulo de trabajo, de reformas que están cambiando la vida de las y los mexicanos; de gestiones que resuelven en pequeña o gran medida los problemas de nuestra gente en Chihuahua; de peticiones, consensos y acuerdos que permiten que un gobierno como el de nuestro presidente, Andrés Manuel López Obrador, tan cercano al pueblo como ningún otro en la historia reciente, pueda romper en definitiva las cadenas que nos atan al pasado, cuyos eslabones fueron forjados a base de trampas, de arreglos en lo oscurito, de corrupción y despilfarro.

Este lunes 23 de noviembre, cumpliremos con el informe de actividades de ley, que presentamos ahora de manera extraordinaria a través de las redes sociales, en acatamiento de las consabidas reglas sanitarias por el Covid-19. A partir de las 19:00 horas, tiempo de Chihuahua, transmitiremos desde mi página oficial de Facebook el II Informe de Actividades “Honestidad y Trabajo”, donde daremos detalles de las reformas aprobadas, las iniciativas presentadas, las proposiciones legislativas y un gran número de actividades que están enmarcadas en el contexto tan complicado que nos toca vivir pero que no evitó que hiciéramos lo necesario para ayudar a nuestros representados.

Hemos participado en la aprobación de 8 reformas de carácter constitucional, de 12 leyes de nueva creación, 5 de las cuales se aprobaron en el segundo periodo; colaboramos en 144 ordenamientos legales; 291 puntos de acuerdo; 12 decretos; en 14 instrumentos internacionales; y 419 nombramientos de funcionarios federales. Con las medidas pertinentes, no hemos dejado de hacer nuestro trabajo, y aún podría decir que ha sido mayor a los periodos donde no hay conmoción por el problema sanitario.

Hay una serie de reformas que pasarán a la historia por su gran trascendencia, por ello debemos mencionar algunas cuya aprobación ya tienen un efecto positivo en el gobierno y la sociedad entera, tal es el caso de la Ley de Austeridad Republicana, con la que se eliminaron privilegios y gastos innecesarios como seguros privados, coches de lujo, viáticos  y pensiones a los expresidentes. 

Era un reclamo histórico de los mexicanos a sus gobiernos, que se la pasaban cual reyes europeos, entre viajes y adquisiciones de autos e inmuebles, de cenas y bailes palaciegos, todo a costa de los trabajadores, de los empresarios honestos, de todos los que pagamos impuestos, era justa y necesaria su aprobación.

Unido a lo anterior está la eliminación de la condonación de impuestos y el manejo de facturas falsas, que ofende a todos los mexicanos, pero más porque no había criterio alguno para hacerlo, sólo la voluntad del presidente en turno que dispensaba del tributo a quien le placía y castigaba a los plebeyos que no cumplían con el pago oportuno cual emperador romano. Todo lo anterior era una vergüenza para un país con tantas carencias, con tanta pobreza; pero con estos cambios poco a poco se estará revirtiendo esta condición. 

En el último periodo avanzamos en la agenda paralela con el proyecto del presidente López Obrador, con que se pretende consolidar la Cuarta Transformación. Aprobamos la reforma al 4to Constitucional para elevar a rango Constitucional el Estado de Bienestar, que permite garantizar una serie de apoyos a los ciudadanos más desprotegidos, independientemente del presidente que esté en el poder, independientemente del partido y su ideología.

También se aprobó y se comenzó aplicar el aumento del salario mínimo en la zona fronteriza, del norte del país, en franco respaldo para los habitantes de ciudad Juárez y todos los municipios de nuestra frontera.

Aún nos falta mucho por hacer, sin duda, pero nos hemos empeñado en sacar adelante al país, y en particular estaremos trabajando con mayor ahínco para que los chihuahuenses puedan acceder a mejores servicios de salud, que tengan más seguridad, mejores escuelas, que no les falte trabajo, y sobretodo, que podamos vivir mejor. Todo lo anterior es difícil, pero con honestidad y trabajo por supuesto que es posible.

Sugerencias y comentarios favor de hacérmelos llegar a mi correo: cpc16169@gmail.com